Oracion de la noche a Dios

Dios es amor y las oraciones a Dios, son palabras y mensajes que se dicen con amor y fe. Realizar una oración con fe es pedir de corazón a Dios que se te cumpla algo, puede ser algún deseo, voluntad, por salud o trabajo. Aquí te damos un ejemplo de la oración de la noche: Dame tu paz señor, esa paz que escapa de toda comprensión humana. Esa paz que serena mi alma y que me hace sentir que tú estás conmigo, y en donde tú estás nada malo puede sucederme. Me cobijo bajo tus alas, sé que ahí siempre estaré protegido. Amen.
La oración a Dios siempre tiene que ser con mucha fe y recuerda que debes rezar siempre no solo cuando necesites pedir algo, así que si tienes mucha fe siempre acuérdate de Dios y nunca dejes de rezar, la fe mueve montañas. Asi que las oraciones catolicas debes hacerlas con mucha fe.

Aquí te dejamos otra oración de Dios: Gracias Señor por ayudarme a mí y a mi familia y Perdóname Dios mío, por las veces que me has visto triste, cuando tú me das todo para ser feliz. Protégenos y cuida de nosotros, como hasta ahora lo has hecho.

Dios mío, creo en ti, espero en ti, te amo sobre todas las cosas con toda mi alma, con todo mi corazón, con todas mis fuerzas; te amo porque eres infinitamente bueno y porque eres digno de ser amado; y, porque te amo, me pesa de todo corazón haberte ofendido: ten misericordia de mí, pecador. Amén.

oracion de la noche

Como vistes en estos dos ejemplos siempre hay que pedir con mucha fe y tener paciencia recuerda que todo lo que se hace con voluntad siempre llega a cumplirse, así que tu oración a Dios debe ser con fe, amor y voluntad. Recuerda nunca juzgues a Dios por que no puede cumplirte tu deseo en el mismo rato, toda oración debe ser diaria y con mucha fe del corazón.
Como dicen las oraciones para agradecerle y pedirle a Dios. Al orar y rezar hablamos con Dios y le comunicamos lo que sentimos. Siempre antes de ir a dormir dale gracias a DIOS por lo vivido y pídele su bendición para cada asunto que afrontarás en el día de mañana, para ti y para los tuyos.

Aquí una oración para la noche: Tú, Señor, que iluminas la noche y haces que después de las tinieblas amanezca nuevamente la luz, haz que, durante la noche que ahora comienza, nos veamos exentos de toda culpa y que, al clarear el nuevo día, podamos reunirnos otra vez en tu presencia para darte gracias nuevamente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, quién contigo vive y reina en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.